¿Por qué corremos por la calle?

¿Por qué corremos por la calle?

Fuente:National Geographic,18/02/2013 03:10 pm

 

Tienes que correr para coger el autobús, llegar a un restaurante donde has quedado con un amigo, o llegas tarde al médico: te quedan unos 150 metros y no tienes tiempo. Corres un poco, te paras y caminas, luego corres otro poco.



Entonces piensas: ¿no sería mejor correr todo el camino?

Pues resulta que no necesariamente.

Un nuevo estudio dirigido por un profesor de ingeniería mecánica de la Universidad Estatal de Ohio demuestra que las personas alternamos subconscientemente el paso con la carrera cuando tenemos prisa. Según Manoj Srinivasan, «nos movemos de esa forma para minimizar el consumo de energía».

Srinivasan le pidió a 36 estudiantes que recorrieran unos 120 metros, más o menos la longitud de un campo de fútbol, les entregó un cronómetro y les indicó la hora a la que tenían que llegar a la meta. Si veían que tenían poco tiempo, corrían; si contaban con unos dos minutos, caminaban. Sin embargo, si no tenían ni mucho tiempo ni poco, corrían y caminaban.

Conclusión: nosotros mismos decidimos si debemos correr o andar dependiendo de lo lejos que tenemos que ir. «No es algo que se decida con antelación», afirma Srinivasan. (Consulta nuestra Guía del Corredor para descubrir trucos y consejos).

La mejor técnica para la «zona crepuscular».

«Esta combinación de correr y andar resulta perfecta si no tienes ni mucho ni poco tiempo», insiste. «Es lo que llamo la 'zona crepuscular', cuando no te sobra tiempo pero tampoco tienes que llegar ya».

Esta habilidad de alternar movimientos también resultó útil en la Antigüedad. «Se trata de una capacidad evolutiva», señala Srinivasan. Al salir a cazar, el hombre prehistórico querría desplazarse de manera que le quedara energía si su presa fuera especialmente difícil de encontrar, pero que a la vez le permitiera correr deprisa si tuviera que escapar de sus depredadores.

El estudio, publicado el 30 de enero en la revista Journal of the Royal Society Interface, no explica sin embargo cómo hacemos estos ajustes.

La euforia del corredor

Tómate un descanso si lo necesitas.

La combinación de correr y andar es algo con lo que los corredores no profesionales están muy familiarizados. Si tienes que correr 4 kilómetros posiblemente te canses menos si corres un rato, caminas otro, y luego sigues un ritmo de footing tranquilo. «Consumes menos energía y descansas un poco», afirma Srinivasan.

Las conclusiones del estudio podrían ser útiles en el diseño de prótesis que podrían ayudar a reducir el consumo de energía.
Un bueno consejo: no corráis todo el tiempo, la alternancia entre el paso y la carrera os permitirá cansaros menos.

Otra recomendación: si vas con tu hijo y éste se va quedando atrás y luego corre para atraparte, y luego vuelve a quedarse atrás, no lo hace para molestarte, es muy posible que esté poniendo en práctica su capacidad innata para ahorrar energía.

Y por último, la gran pregunta para Manoj Srinivasan: ahora que tiene clara su teoría, ¿alterna conscientemente entre el paso y la carrera cuando tiene que llegar a algún sitio? «Debo admitir que no», confiesa. «Dejo que mi cuerpo haga lo que tiene que hacer».

El inagotable encanto de los ositos de peluche

 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo








Anúnciese en Transdoc

X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta