Bush aprueba ayudas al motor



10:29 a.m.
Fuente: EFE

*GM, Chrysler y Ford agradecen a Bush los 17.400 millones de dólares de ayudas

Los tres fabricantes estadounidenses de automóviles (General Motors, Ford y Chrysler) agradecieron la concesión de 17.400 millones de dólares en ayudas federales anunciados hoy por el presidente George W. Bush y se comprometieron a aprovechar la oportunidad para reestructurarse.

"Agradecemos que el presidente haya extendido un puente financiero en este momento crítico para el sector estadounidense del automóvil y la economía de nuestra nación", señaló General Motors en un comunicado emitido instantes después de que Bush terminara su anuncio.

"Esta acción ayuda a mantener muchos empleos y apoya el mantenimiento de las operaciones de GM y sus numerosos proveedores, concesionarios y pequeñas empresas que dependen de nosotros en todo el país", añadió el mayor fabricante estadounidense de automóviles.

Chrysler, que como GM necesita miles de millones de dólares de forma inmediata para mantener sus operaciones, expresó también su satisfacción con la decisión de la Casa Blanca.

Su presidente, Bob Nardelli, agradeció "en nombre de los hombres y mujeres de Chrysler" a la administración del presidente Bush y al Departamento del Tesoro "por su confianza en la compañía".

"Hemos firmado una carta de intenciones que detalla los requisitos específicos que se deben conseguir", dijo Nardelli quien añadió a continuación "que Chrysler está comprometida a cumplir esos requisitos".

Nardelli también emitió una carta abierta a todos los empleados de la compañía en la que confirma que Chrysler recibirá un préstamo de 4.000 millones de dólares y que antes del 31 de marzo de 2009 el Gobierno federal tiene que aprobar el plan de reestructuración de la compañía o devolver los recursos.

En la carta, Nardelli explicó que Cerberus, el accionista mayoritario de la compañía, "ha acordado renunciar a cualquier beneficio que pudiera crear el préstamo puente y cualquier otra ayuda gubernamental que la compañía pueda obtener".

Ford, el segundo fabricante de automóviles estadounidense y que no ha solicitado ayuda financiera a Washington, también expresó su satisfacción por la concesión de ayuda financiera a sus rivales.

"Todos en Ford apreciamos la prudente medida que ha tomado la administración para responder los problemas a corto plazo de liquidez de GM y Chrysler", destacó Ford en un comunicado.

"El sector del automóvil estadounidense es muy interdependiente y el fallo de uno de nuestros competidores tendría un efecto dominó que pondría en peligro millones de empleos y dañaría aún más la ya débil economía estadounidense", añadió la compañía.

Ford no ha solicitado ayuda financiera como GM o Chrysler, pero si ha pedido a Washington una línea de crédito de hasta 9.000 millones de dólares.

El presidente de Ford, Alan Mulally, afirmó que "para Ford, la línea de crédito solo serviría como una salvaguardia contra el empeoramiento de las condiciones".

09:54 a.m.
Fuente: Expansión

*Bush aprueba ayudas al motor por valor de 12.500 millones

Los tres grandes de Detroit tendrán el rescate que tanto reclamaban. El presiente de Estados Unidos, George Bush, ha confirmado que la Casa Blanca destinará 17.400 millones de dólares (12.500 millones de euros) a la industria automovilística para evitar el colapso de este sector. La reacción no se ha hecho esperar en Wall Street, donde las acciones de General Motors se disparan más de un 11% y las de Ford cerca de un 6%.

Después de semanas de angustiosas negociaciones los tres gigantes del motor estadounidenses, GM, Ford y Chrysler, por fin ven algo de luz al final del tunel. Ha costado litros de tinta y numerosas conversaciones con el Congreso, el Senado, el tesoro y la Casa Blanca, pero al final parece que el esfuerzo ha dado sus frutos.

El presidente de EEUU ha anunciado hoy ayudas para el sector automovilístico por valor de 17.400 millones de dólares que servirán para evitar el colapso de una industria maltratada por la crisis que amenaza con incrementar los niveles de paro de la primera potencia del mundo hasta cotas insospechadas. La Casa Blanca es plenamente consciente de que abandonar a los tres de Detroit a su suerte es «una irresponsabilidad», por eso ha accedido a rescatarlas, a pesar de la oposición de los senadores republicanos.

El Gobierno estadounidense ha acordado hoy inyectar en la industria del motor la nada despreciable cifra de 17.400 millones de dólares, eso sí, con una serie de condiciones. En primer lugar, GM, Ford y Chrysler deberán presentar de nuevo un plan de viabilidad que demuestre que su negocio será rentable en el futuro. Bush ya lo avisó semanas atrás, «no gastaremos el dinero de los contribuyentes en empresas que no demuestren ser rentables a medio plazo». Un requisito refrendado por el Tesoro que será indispensable para poder acceder a las ayudas anunciadas hoy por la Casa Blanca.

Préstamos inmediatos
Según ha explicado el presidente estadounidense, las ayudas acordadas hoy para el sector automovilístico consisten en préstamos inmediatos por valor de 13.400 millones de dólares, más 4.000 millones adicionales a los que los tres grandes de Detroit tendrán acceso si cumplen con sus respectivos planes de viabilidad en los próximos dos meses.

Como se venía anunciando en los últimos días, los 17.400 millones procederán de los 700.000 millones del rescate bancario que el Congreso y el Senado aprobaron hace unos meses. La negativa de los senadores republicanos a aprobar el plan de rescate del sector automovilístico a mediados de noviembre ha obligado a Bush a utilizar parte del dinero destinado a reflotar al sector financiero para inyectar liquidez en los fabricantes de coches.

La delicada situación por la que atraviesan GM y Chrysler ha llevado al Gobierno estadounidenses a darles preferencia. De este modo, según han confirmado fuentes de la Casa Blanca, estas dos compañía podrán acceder de forma inmediata a los 13.400 millones habilitados por la Administración para conceder préstamos al motor. En cuanto a Ford, el grupo ha anunciado que de momento dispone de liquidez suficiente para mantener sus operaciones a corto plazo sin necesidad de recibir préstamos del Estado.

EEUU no permitirá una quiebra controlada
En cuanto a la posibilidad de permitir una quiebra controlada de GM y Chrysler, Bush ha desechado hoy esta idea porque supondría prolongar la recesión en la que se encuentra actualmente la economía estadounidense y "dejaría al próximo presidente enfrentándose a la muerte de una industria vital".

"La opción más recomendable es que se organicen fuera de la quiebra", ha asegurado el presidente estadounidense, quien no obstante ha destacado que los fabricantes tendrán tres meses para presentar sus planes de reorganización y convertirse en empresas "viables". "Si no se puede cumplir, entonces sí se prepararán para acogerse al capítulo 11 de la Ley de quiebras", ha advertido Bush.

El mandatario también ha apuntado que "para evitar el colapso, el Ejecutivo debe intervenir". "El pueblo y yo queremos que los fabricantes salgan adelante (...). Las automotrices deben demostrar cómo se convertirán en empresas viables, devolver los préstamos y demostrar que pueden ser rentables".
 





Enviar a un amigo



X
Para:
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregrar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 
X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta