La versión de mi

La versión de mi

Fuente:Zócalo,25/09/2017 09:28 am

Por Dalia Reyes

La adolescencia se ha extendido hasta los 21, según las nuevas corrientes psicológicas, que en realidad están volviendo a los dos siglos previos cuando Rousseau propuso que la escuela, tal cual, debía esperar hasta que los humanos alcanzaran esa edad. Como sea, ningún paradigma, enfoque o teoría ha logrado que padres y abuelos previa se expliquen porqué los adolescentes se visten y se miran así.

Reírnos de nosotros es la vía más corta para explicarse a sí mismo el ser humano, es decir, comprender cuán desfasados están los momentos históricos de la humanidad requiere de una reflexión sobre los cambios operados en uno mismo. Yo soy un buen modelo para ejemplificar el cambio, la transición y la adolescencia como la versión distorsionada de una tercera persona.

Para segundo de secundaria tenía ya el enorme bolso morado satín, de cuyas esquinas colgaban llaveros de entre tres y 15 centímetros. La Kitty de tela era la más grande, aunque las personitas de metal resultaban las más ruidosas; como iba caminando a la escuela, todo mi trayecto era pura algarabía y colorido, una verdadera competencia del burrito sabanero navideño. Acompañaba lo anterior mi cabello rebelde y mi complexión robusta paseando por las banquetas a grandes y ansiosas zancadas.

Hoy las calles son pasarelas de jovencitos con cabellos a colores, melenas asimétricas, copetes abultados y amenazantes de la buena visibilidad, pantalones inacabados, aretes puestos en lugares impensables, dibujos en la piel. Todos ellos están construyendo su mejor versión de alguien más.

De acuerdo con mis posibilidades, yo imitaba con mi bolsa brillante a una modelo de Dolce y Gabana que vi en la revista de un consultorio. Los chicos de hoy están haciendo su propia traducción de los famosos vueltos líderes por su rebeldía; imitarla es el primer paso de empezar la propia.

Cuando las generaciones anteriores nos enfrentamos con enojo a las modas juveniles, en realidad estamos haciendo la guerra en contra de los modelos que los chicos están teniendo en la televisión y el internet, ellos solo están tratando de hacer lo propio con sus recursos limitados. Eso que vemos es su mejor versión del otro a quien admiran. ¿Qué les parece si les ampliamos el repertorio de modelos para que sus imitaciones traspasen el asunto de la ropa y el cabello y quieran emular habilidad y conocimiento? 



Le puede interesar:

LO QUE QUIERA

 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo








Anúnciese en Transdoc

X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta