Búsqueda de empleo después de los 35




Búsqueda de empleo después de los 35




Por Roberto Villalobos Ilustración: Billy Melgar


Ha transcurrido el primer mes del año y son muchas las ofertas de trabajo que se publican en los diferentes medios escritos. Sin embargo, entre los requisitos se pide que el candidato tenga entre 18 y 35 años de edad.

Tal exigencia, en muchos casos, causa decepción. “Los jóvenes afrontamos el problema de que no tenemos experiencia”, dice Antonio Ramírez, 18, recién graduado de bachiller. “Si no nos dan la oportunidad de empezar, ¿cómo quieren que acumulemos experiencia?”, pregunta.

En contraparte, los que sobrepasan los 35 presentan otro obstáculo: irónicamente es su misma experiencia. “Las empresas requieren jóvenes, porque así les pagan menos y porque, supuestamente, son más manejables y tienen más energía”, comenta Juan José, quien lleva más de tres meses en busca de empleo. “En ocasiones me dicen que no me contratan porque tengo más experiencia, y eso significa que mis pretensiones económicas son más altas que las de un joven”, señala.

Juan José también se lamenta de que otras veces lo discriminan por su edad (39). “No es justo; somos personas que aún podemos aportar mucho”, refiere.

Lo más preocupante es que las expectativas de empleo afectan más a las personas con menor instrucción académica. Solo en el 2008, el sector construcción despidió a cien mil 789 trabajadores, al pasar de 360 mil 463 empleados a 259 mil 874, según la Cámara Guatemalteca de la Construcción.
En tanto, la 43 encuesta empresarial de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales reveló que de octubre del 2008 al mismo mes del 2009 se perdieron 115 mil 909 empleos, y que durante el mismo período solo se generaron 86 mil 222.

Sin embargo, la Encuesta de Expectativas de Empleo de Manpower, empresa especializada en Recursos Humanos, predice que en el país habrá más oportunidades de trabajo en el primer trimestre del 2010.

El documento señala que el 19 por ciento de los empleadores tendrán un incremento en sus plantillas, un 7 por ciento espera disminuirlas, mientras que el 72 por ciento señala que se mantendrá sin cambios. Estos resultados están basados en una muestra de 620 empresarios del país.

Más de los 35...

“Las personas con esa edad son útiles; tienen experiencia y habilidades que los jóvenes no han acumulado”, refiere Juan Carlos Quan, gerente de Manpower. Con él coincide Karina Fernández, experta en ubicación de personas de Profiles, otra compañía experta en capital humano.

Pero para Fernández, ese conocimiento “representa para las empresas el pago de mayores salarios”. Y en efecto, para los empresarios, entre menores sean los costos, mejor, pero eso no significa que la contratación de un joven siempre sea la única opción. “Hay compañías que requieren de alguien con experiencia porque deben generar utilidades de inmediato”, indica Luis Fernando González, gerente regional comercial para Centroamérica y República Dominicana, de Manpower.

En contraste, otras compañías —por lo regular las que acaban de establecerse— se fijan en los de menor edad, “recién egresados, para pagar un bajo sueldo, pero retribuirle con el ofrecimiento decrecer con la empresa, dar capacitación y mejorar el salario con el paso de los años”, explica González.

También hay que tener cuidado con los que aprovechan el momento de desesperación de los desempleados, ya que en muchos casos los “puestos de trabajo” resultan ser ventas engañosas —en muchos casos, fraudes—, en los cuales los “candidatos” asisten a pláticas en las que se les incita a comprar productos —que son de mala calidad— para que luego los revendan entre familiares y conocidos. Las personas que deseen pertenecer a una de esas redes de ventas deben ser cuidadosas y consentir aquellas que tengan una reconocida trayectoria.

Los empresarios, por otra parte, deben ser conscientes de la importancia de las personas mayores de 35 años, pues tienen la experiencia suficiente para responder a diversas situaciones, han desarrollado dotes de liderazgo y saben hacer su trabajo. Asimismo, hay que tener en cuenta que esos buscadores de empleo tienen más responsabilidades —por lo general, tienen gastos fijos y una familia—, por lo que valoran más su trabajo.

Por último, es importante que todos —sin importar la edad— tengan la mayor preparación académica posible y, además, actualizarse en tecnología, estar dispuestos a emprender nuevos retos, respetar otras opiniones y formas de trabajo.

Esto es vital para los mayores de 35 años, pues se cree que ellos tienen “una mente cuadrada”, pero no hay mejor forma que desmitificar ese pensamiento que demostrándolo en el lugar de trabajo.

El currículo
• La hoja de vida debe tener la siguiente información:

• Nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, dirección de residencia actual, correo electrónico y, de ser posible, tres números telefónicos: celular, de la casa y de un lugar en donde se puedan dejar recados.

• Experiencia laboral: nombre de la empresa, cargo desempeñado, fecha de ingreso y egreso, sueldo actual (si está empleado), beneficios y breve descripción del puesto.

• Formación académica (incluir, de preferencia, solo el último grado obtenido).

• Idiomas (con el nivel que se maneja).

• Habilidades técnicas (manejo de Internet, uso de las aplicaciones Windows, programas de diseño gráfico, manejo de maquinaria especial, etcétera).

• Puesto de interés

• Expectativa salarial

• Los currículos más efectivos son los que tienen una sola página —como máximo, dos—, pues los que tienen muchas hojas, casi siempre, son desechados por los empleadores.

 





Enviar a un amigo



X
Para:
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregrar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 
X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta