Cómo construir una buena reputación





Cómo construir una buena reputación en un entorno laboral nuevo


por CVExplorer

En un entorno laboral cada vez más competitivo, no resulta fácil ganarse la confianza y el respeto de los que nos rodean en un nuevo puesto de trabajo.

El éxito o el fracaso a la hora de proyectar una imagen profesional en un nuevo puesto de trabajo dependen, en gran medida, de seguir una buena estrategia encaminada a construir la reputación laboral.

Por ello, resulta fundamental trazar una buena estrategia para llevar a cabo este proceso y construir una reputación laboral positiva entre los nuevos compañeros. Desde el primer día en que nos enfrentamos al nuevo entorno laboral hay que ser muy conscientes de que nuestra reputación es algo que debe ganarse poco a poco. Posicionarse adecuadamente, adquirir visibilidad y alinear la imagen que transmitimos con lo que se espera de nosotros son algunas de las claves para conseguirlo.

Sin embargo, no es fácil establecer esta estrategia, ni todos los profesionales saben exactamente cómo actuar. Y eso depende además mucho del entorno laboral que nos encontremos. Sin embargo, en líneas generales, creemos que hay unas recomendaciones para comenzar a construir esa reputación en relación a los compañeros de trabajo, colaboradores o jefes y así entrar con buen pie.

De cara a los jefes

1.- Demostrar responsabilidad laboral. Los jefes tienen más responsabilidades que sus empleados, por lo que ahorrarles preocupaciones debe ser uno de los primeros objetivos a cumplir.

2.- Proactividad. Es un buen momento para plantear con prudencia algunas iniciativas, asumir la responsabilidad de que las cosas sucedan y cuestionar con tacto la manera habitual de trabajar.

De cara al equipo

3.- Cuestión de respeto. Es importante ganarse el respeto, pero sabiendo respetar al equipo. Aunque lo mejor es mostrarse como un profesional tolerante y comprensivo, no se deben confundir los términos. La tarea más difícil para algunos es marcar los límites con sus empleados, pero hay que dejarlo claro desde el principio para no tener problemas en el futuro.

4.- Aprendizaje. Un jefe tiene mucho que aprender de su equipo, sobre todo al principio. Escuchar es esencial, y también lo es valorar el conocimiento del negocio y de la empresa que el equipo pueda transmitirle. Es muy positivo que los miembros de un equipo sepan que su nuevo jefe acoge sus aportaciones.

5.- Una oportunidad. Solo tienes una oportunidad de causar una primera buena impresión. Desde el primer momento hay que transmitir profesionalidad, experiencia. Por eso, a la hora de presentarse, es importante hacer un breve resumen de la experiencia profesional para que el nuevo equipo conozca la trayectoria del ejecutivo o directivo que se incorpora. Esta es una buena fórmula para transmitir seguridad a través de la comunicación con los empleados.

6.- No a los cambios bruscos. Es posible que el ejecutivo o directivo llegue a su nuevo cargo en una situación difícil para la empresa. No se puede conocer de antemano cuál era el modo de trabajo del anterior responsable, ni cómo era su relación con los empleados, ni en qué circunstancias se produjo su salida. En este sentido, lo mejor es empezar de cero con cautela.

Todo lo anterior, es aplicable también para ganarse la reputación de cara a otros interlocutores tales como proveedores, clientes o profesionales de otras áreas de la compañía. En estos casos, se puede añadir que es aconsejable transmitir, además, que la nueva incorporación del directivo no significa pérdida de continuidad o correspondencia con la relación anterior que existía, sino todo lo contrario, mostrarse abierto a la mejora.
 





Enviar a un amigo



X
Para:
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregrar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 
X bienvenido_login.png

X bienvenido_login.png


Ingresar a mi cuenta