Cómo rechazar una oferta de trabajo y quedar bien con la empresa

Cómo rechazar una oferta de trabajo y quedar bien con la empresa

Fuente:ORIENTACIÓN PARA EL EMPLEO,07/11/2019 04:00 pm


Por Jose Jiménez


Recibir una oferta de empleo siempre es una buena noticia, y como es normal, es motivo de alegría y satisfacción. Al fin y al cabo es un indicativo de tu capacidad de empleabilidad:

– Has sido seleccionado entre un grupo de candidatos.

– Tu perfil tiene acogida en el mercado laboral, resulta interesante a las empresas.
 

Pero para que el idilio sea completo se necesita que el interés sea mutuo.


Qué pasa si las condiciones o la empresa no acaban de encajar con tus objetivos y expectativas ¿Cómo rechazar la oferta de trabajo y quedar bien con la empresa?


Te confieso que a la empresa nunca les va a gustar que un candidato rechace su oferta de trabajo, pero hay formas de hacerlo para minimizar la sensación de rechazo, salir reforzado y dejar la puerta abierta para futuros procesos de selección.


En el peor de los casos tendrás que asumir que no volverán a contar contigo, tampoco es un drama, es mucho peor comenzar en un trabajo que no quieres y que, a largo plazo, puede perjudicar tu plan de desarrollo profesional.


En empresas con bases de datos propias además de archivar los CVs, se conserva la evaluación de la entrevista, el resultado y si el candidato acepta o rechaza la oferta y el por qué de la decisión. En algunas ocasiones se comenta si es conveniente, o no, volver a contar con el candidato en próximos procesos.


Como rechazar una oferta de trabajo-Como decir que no a una empresa


¿Has pensado cómo impacta el rechazo de incorporación en una empresa?


Te cuento, el Técnico de RRHH ha analizado la necesidad, ha tomado los requisitos del puesto, ha confeccionado un perfil, ha movido la oferta por portales de empleo, redes profesionales, web de empresa, ha movilizado candidatos en la base de datos, ha realizado el filtrado de CVs recibidos, realiza las entrevista telefónicas, concierta y realiza las entrevistas, elabora informes de evaluación, presenta a los mejores candidatos al departamento donde está la vacante o a su cliente (si se trata de una consultora de selección), arranca con las segundas fases de entrevistas, se reúne con el departamento o cliente para analizar los perfiles seleccionados e ir tomando decisiones.


Todas las personas implicadas en la toma de decisiones se ponen de acuerdo con el candidato seleccionado. Parece que el proceso de selección está a punto de cerrarse. El reclutador se pone en contacto con el candidato para comunicarle la decisión y explicarle las condiciones de la contratación, y éste le dice que necesita unos días para valorar la propuesta. Saltan las alarmas en la cabeza del Reclutador, toca esperar dos días (en el mejor de los casos) pero con la incertidumbre, casi certeza, de que el candidato no aceptará la oferta de empleo.


Si ha gestionado correctamente el proceso tiene un segundo candidato, igual de bueno, pero rara vez el segundo es percibido como igual de bueno aunque lo sea, es una cuestión de percepción. En el momento de señalar a uno como el más adecuado, automáticamente, el resto, a nivel inconsciente, pasa a un estado de descartado.
 

Pasan los dos días y el candidato seleccionado, en el mejor de los casos, envía un mail para confirmar los peores presagios “no se va a incorporar”. Digo que en el mejor de los casos enviará un mail, porque en ocasiones el reclutador tendrá que llamar varias veces hasta que el candidato reúne las fuerzas para contestar al teléfono y confirmar su decisión.


Me estoy extendiendo demasiado, el caso es que en función del perfil y otros factores, puede pasar de 1 semana a un par de meses. El jefe del departamento de la vacante decide que quiere ver más gente, con lo cual el reclutador tiene que relanzar todo el proceso de nuevo, con lo que esto implica en coste (coste de oportunidad, pago de ofertas, retraso del trabajo, etc.). Y con la consiguiente presión a todos los niveles.


Quien recibe mayor presión será el reclutador que debía haber filtrado mejor al candidato y detectar en la entrevista, si realmente estaba interesado o no. Ahora tendrá que buscar otro igual de valido pero en menos tiempo.


En términos de Recursos Humanos, cuando un candidato rechaza una oferta decimos: “el candidato se ha caído” y en la mayoría de los casos (como en el ejemplo que he puesto) es una verdadera…faena. De ahí la importancia de saber cómo rechazar una oferta de trabajo y quedar bien con la empresa y dejar la puerta abierta para otras oportunidades.


Antes de comenzar con los motivos para rechazar una oferta de trabajo y cómo rechazar una oferta de trabajo, me gustaría comentarte que puedes ahorrar mucho tiempo si antes de comenzar a buscar trabajo tienes claro las condiciones y el tipo de trabajo que buscas, te ahorraras el tiempo de contestar al teléfono y de asistir a las entrevistas de trabajo para puestos que no están dentro de tus objetivos, esto es especialmente importante si estás buscando trabajo mientras trabajas (precauciones).


Si desde el principio tienes claro lo que quieres, podrás identificar rápidamente, ya sea al leer la oferta, en la entrevista telefónica o en la entrevista presencial, si lo que te ofrecen te interesa o no. Habrá información que no puedas saber, como el salario que no suele confirmarse hasta la fase final o puede que la empresa cambie alguna de las condiciones en el último momento.


Dicho esto vamos a ver los diferentes motivos que nos llevarán a tomar la decisión de rechazar un trabajo.


Motivos más habituales para rechazar una oferta de empleo.


Los valores de la empresa y los tuyos no están alineados. Por ejemplo, si eres un activista del medio ambiente y la oferta es para entrar en una empresa que no respeta su entorno.


La cultura de la empresa no va contigo. Ejemplo: eres un profesional que para trabajar al 100% necesitas un ambiente distendido y de colaboración, y en la empresa se fomenta una competitividad agresiva.


Condiciones económicas. El salario no mejora tu situación actual, no cubre tus expectativas o, simplemente, consideras un salario inaceptable para el puesto.


Cuando el motivo es económico, si el resto de condiciones te interesa puedes negociarlo, más adelante te pondré un ejemplo de cómo hacerlo, en muchos casos la empresa subirá las condiciones.


Malas referencias de la empresa. Puede ser que te hayan hablado mal de la empresa. Antes de tomar como buenas las referencias que puedas leer por internet, o las de alguna persona en particular, haz tus propias indagaciones, muchas veces los comentarios negativos vienen de personas que han acabado mal con la empresa pero no tiene por qué ser una mala empresa.


No te sentiste a gusto en la entrevista. Es muy importante tener un buen feeling durante la entrevista: el ambiente que se respiraba, el tipo de profesionales que conociste, cómo te hizo sentir el entrevistador y el resto de personas con las que interactuaste. Es una mala señal sí, ya, en la fase de la entrevista las sensaciones no son buenas.


Temporalidad – Inestabilidad. Si buscas estabilidad y la empresa no te lo puede garantizar, bien porque es una empresa de reciente creación (quizás pueda interesarte leer cómo trabajar en una Startup) o porque el puesto es temporal).


Desarrollo Profesional. Puede que las funciones y responsabilidades no encajen con tu plan de desarrollo o que el puesto no implique la progresión profesional que tú buscas.


Horarios-desplazamientos. Puede ser que el lugar de trabajo este lejos de tu residencia o que los horarios sean incompatibles con tu vida familiar.


Tener varias ofertas casi simultáneamente. Puede darse el caso de estar pendiente de varias ofertas y una te interesa más. Debes tomar precauciones si rechazas una oferta esperando la resolución de un segundo proceso, puedes correr el riesgo de quedarte sin los dos trabajos.


Contraoferta de tu actual empresa. Es un motivo habitual, tu empresa mejora tus condiciones cuando les notificas tus intenciones de causar baja voluntaria. En algunos casos son los propios candidatos quienes buscan la contraoferta, realmente no quieren marcharse de sus empresas pero intentan presionar a éstas con la oferta de una segunda empresa para mejorar sus condiciones. Este es un tema delicado que debes gestionar muy bien para conseguir el objetivo que deseas.
 


¿Cómo rechazar la oferta de trabajo y quedar bien con la empresa?


Da una respuesta lo antes posible.


A todos nos cuesta decir que no, nos sentimos incómodos. Pero cuanto antes des una respuesta menos perjudicarás a la empresa y antes podrá continuar con el proceso de selección.


Pero ¡ojo! La decisión es tuya y tienes que valorarlo todo bien, por lo que tomate tiempo, simplemente no dilates la respuesta si tienes clara la decisión. Es más, recomiendo, en la medida de lo posible, tomar al menos un día para valorar una oferta, si lo tienes muy claro y necesitas el trabajo, hazlo antes.


Comunica desde la humildad y la honestidad.


La empresa agradecerá que comuniques los motivos de forma sincera y sin arrogancia.


Naturalidad. No busques frases complicadas ni un estilo demasiado rebuscado y formal. Habla con naturalidad y normalidad.


Forma. Cuanto más directa sea la forma de comunicarlo mayor interés y respeto estarás mostrando por la empresa.


Yo recomiendo enviar un mail (ahora veremos un ejemplo) y acompañarlo de una llamada telefónica.


El mail es la mejor forma porque te permite dar la información de forma preparada y concisa, sin tener que entrar en detalles que no te interesa mencionar.


Si optas, además, por acompañar el mail, de una llamada, en esta será suficiente con dar las gracias nuevamente y disculparte por los posibles contratiempos.


Puedes sugerir que te gustaría pasar por la empresa para agradecer el trato y comentar los motivos en persona, esto causará buena impresión pero en raras ocasiones la empresa o el reclutador acedera a ello.


Exposición de motivos. En la explicación de los motivos no debe parecer que la empresa es la culpable de la decisión, alega motivos que te conciernan a ti o a tu situación (lo veremos más claro en el ejemplo).


Agradecimiento. Agradece el trato y el tiempo dedicado.


Haz algún halago. El reclutador es con quien has mantenido mayor intensidad de relación. El Reclutador, además, ha sido quien ha propuesto tu candidatura como una de las mejores y quien la ha “vendido” internamente. Quedar bien con él hará que su forma de comunicar tu rechazo, a nivel interno, no sea valorada de una forma negativa. Por esto te interesa tenerlo de tu parte y hacer alguna mención al trato profesional o a lo cómodo que has estado durante todo el proceso.


Recomendar a uno de tus contactos como posible candidato. Si conoces a alguna persona a la que le interesa el puesto y su perfil encaja, puedes comentarlo también. O simplemente puedes ofrecerte a enviar la oferta a alguno de tus contactos.


Mostrar preocupación e interés por facilitar el trabajo del reclutador será valorado por este.


A quién dirigir la comunicación. Dirígete al interlocutor principal, que en un caso normal será el seleccionador. En la comunicación puedes hacer mención a alguna de las otras personas que han participado en el proceso, por ejemplo: “por favor transmite mi agradecimiento también a “Pepito” por su tiempo y amabilidad”.


Si consideras necesario comunicar tu decisión a otra persona, distinta al reclutador, hazlo y menciónalo, también, en el mail al reclutador. Ejemplo: “escribiré a “Pepito” para agradecerle su trato y profesionalidad”


Razones salariales. Si la única razón es salarial, recomiendo negociarlo antes de rechazar la oferta. Todo se puede negociar, no te quedes con la duda. Si el puesto te interesa no pierdes nada por plantear una revisión de la oferta económica, pero monta un buen argumento y esta vez no bastará con un mail, al escribir tu argumento el destinatario pierde muchos matices y feeling que se transmiten con una comunicación más directa, pero con una llamada telefónica es suficiente para empezar.


Comienza exponiendo cuánto te interesa la oportunidad y lo que supone en tu carrera entrar en la empresa, para después pasar al tema económico. Puedes usar argumentos como el salario de mercado para ese tipo de puesto, todo lo que con tu experiencia puede aportar a la empresa, los logros y resultados obtenidos en otras empresas, etc.


El técnico de selección, normalmente no tiene autoridad para negociar un incremento en las condiciones de la contratación, pero en el caso de que tenga autoridad para negociar el salario, nunca te dará una respuesta inmediata, consultará la decisión con la dirección antes. Pueden pasar varias cosas, entre ellas estas:


– Te confirman que para ese puesto esa es la banda salarial y que no pueden subirla más.

– Te dicen que sí, que harán una excepción y un esfuerzo en tu caso, porque quieren contar contigo.

– También pueden negociar incrementarte la diferencia en un periodo de prueba. Es decir, te contratan con la oferta inicial pero con el compromiso de hacerte una subida en 3 o 6 meses en función del desempeño.


Si sucede esto, es mejor que esté recogido en el precontrato o carta de compromiso.


Vamos a ver un ejemplo de cómo estructurar la comunicación para rechazar una oferta de trabajo, mediante mail:


Saludo inicial: con un “buenos días Pepito” es suficiente.

Cuerpo del Mail:

Párrafo 1: Me pongo en contacto contigo en relación al proceso de selección para el puesto “XXXX” para el que he sido seleccionado.

Párrafo 2: Lamento comunicarte que después de analizar y pensar mucho en la oferta, tengo que rechazarla. Las responsabilidades del puesto me gustan pero son muy similares a las que desempeño actualmente, con el cambio busco asumir nuevas responsabilidades que me permitan avanzar hacia mi objetivo profesional.

Párrafo 3: Te agradezco el trato tan profesional durante todo el proceso, me he sentido muy cómodo, y me he llevado muy buena imagen de la empresa por lo que me gustaría que conservases mi CV, estaría encanto de que volvieseis a contar conmigo para futuras posiciones que encajen con mi CV y objetivos.

Despedida: Disculpa el trastorno que pueda ocasionarte y te agradezco nuevamente tu tiempo y tu amabilidad.

Seguimos en contacto, un cordial saludo

Nombre y Apellidos


Para una comunicación telefónica, sigue las mismas pautas. Intenta ser breve y directo. No conviene entrar en demasiados detalles, ve al grano. Prepara por escrito un guión para evitar dar más información de la necesaria o que algo se quede en el tintero.

 

 

¿Buscas Trabajo? 

Encuentra el trabajo ideal para ti



Artc. de RR. HH., anteriores:



¿Cómo ser un buen vendedor? ¡17 consejos!


5 competencias clave que mejorarán tu CV


El agente (no tan secreto) que persigue a la Excelencia


Qué preguntas deberías hacer (y cuáles no) en una entrevista de trabajo


¿Cómo generar experiencia laboral?: ¡Haz prácticas profesionales!


¿El vacío profesional comienza a tener peso en tu currículum?


Pensar en Grande no conduce a la grandeza


Pautas en la comunicación verbal durante una entrevista de Trabajo


La visión está en la mente, no en los ojos


Propuesta de Valor: ¿sabes cuál es la tuya?


Saca el estrés de tu trabajo siguiendo estos simples consejos?

Anúnciese aquí





La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo








Anúnciese en Transdoc

X bienvenido_login.png






Su usuario es personal e intransferible. Al utilizar el
sistema está aceptando los términos y condiciones






busco trabajo





Su usuario es personal e intransferible. Al utilizar el
sistema está aceptando los términos y condiciones



X bienvenido_login.png







Su usuario es personal e intransferible. Al utilizar el
sistema está aceptando los términos y condiciones